Archivos para 25 marzo 2007

La caja de herramientas

Caja de herramientasMi hijo tiene ahora cuatro años y está aprendiendo a leer y a escribir. Ya se sabe los números, las vocales y algunas consonantes, no muchas. Cuando nos ponemos a leer con él, unas veces mi mujer y otras yo, no para un rato quieto, impaciente por terminar para ponerse a jugar, a pintar, o a ver los dibujos animados. Nos enfada que no ponga la atención suficiente; si se concentrara seguro que aprendería mucho más rápidamente. Creo que él debe intuir en cierta manera lo útil que le resultará saber leer y escribir, porque vive rodeado de libros y no hay día que no vea a sus padres con algún libro o revista en las manos, o tomando notas sobre un papel, o escribiendo algo al ordenador. Desde muy pequeñito siempre le ha gustado mucho que le leyésemos cuentos, y una de sus preguntas favoritas es “¿y aquí qué pone?”. ¿Por qué, entonces, se lo toma como algo fastidioso que hay que hacer en casa sólo porque si no no le vamos a dejar hacer lo que realmente le gusta? Yo creo que es porque aún no ha desarrollado plenamente la habilidad de percibir la trascendencia de sus acciones. No soy psicólogo, así que tan solo es una conjetura.

La capacidad de leer y la capacidad de escribir en la lengua materna son dos de las herramientas fundamentales para una vida plena. Por eso cuando los niños aprenden a leer y a escribir su mundo empieza a cambiar. Pero no son las únicas herramientas que nos permiten desarrollarnos y alcanzar nuestras metas. Yo podría señalar otras cuantas que a mí me han resultado imprescindibles para llegar hasta aquí. Una de ellas es el inglés, que me ha permitido el acceso a un mundo mucho más amplio que el que gira alrededor de la lengua de mis padres. Otra es la informática, a la que le he sacado siempre bastante utilidad, tanto a nivel profesional como personal. También podría señalar unas cuantas herramientas que no tengo y que me gustaría añadir, sin duda, a mi maletín de útiles de productividad: la mecanografía, la lectura rápida, otros idiomas

Seguir leyendo ‘La caja de herramientas’

Circunstancias, personas, decisiones

Aprendiendo a escribirA veces me pregunto cómo he llegado hasta aquí. Repaso mentalmente las circunstancias en las que he tenido que desenvolverme, las personas que he conocido y que me han influido y las decisiones que me llevaron a tomar un camino u otro. Algunas de las cosas que veo me punzan el corazón o me anudan la garganta, otras me hacen sonreír.

Tuve una infancia feliz, creo, aunque un poco ajetreada, viajando de aquí para allá, conociendo y despidiendo a innumerables amigos, y siempre rodeado de libros. Quizás fueron las cartas que desde muy pequeño escribía a las amistades perdidas una y otra vez, las que asentaron en mí el gusto por la escritura. Quizás fueron esos libros que siempre me rodeaban los que me impulsaron a leer y leer durante el resto de mi vida. También es natural pensar que tantos viajes, tantos sitios, y personas, y situaciones diferentes, fueron los que despertaron en mí la curiosidad por todo.

Luego las cosas se torcieron un poco, Seguir leyendo ‘Circunstancias, personas, decisiones’

Mañana empiezo

Uno de eneroNo falla, todos los años, lo mismo. Suele ocurrir el día de Reyes. Estoy montando con mi hijo el castillo de Robin Hood (2006), o la isla de Peter Pan (2007), y mientras ensamblo una pieza con otra, que hay que ver lo entretenido que es, que más parece un regalo para el padre que para el niño, hago repaso mental de todos los propósitos para el nuevo año. Por supuesto, ya pensé en esos propósitos en la Nochevieja, antes de tomarme atropelladamente las uvas, pero resulta que uno de los propósitos más importantes, o, al menos, el más recurrente, es casi imposible de cumplir hasta que terminan por completo las fiestas navideñas. La dieta para adelgazar un poco y librarme de esos kilos que la amable doctora del reconocimiento médico anual de la empresa me dijo que me sobraban, hay que empezarla después de Reyes, es el mejor día, sin duda.

Los que pensamos que tenemos un buen número de cosas que mejorar o cambiar completamente en nuestra forma de actuar, estamos siempre buscando el día perfecto para que se opere el milagro. Mañana empiezo, nos decimos cada domingo. Seguir leyendo ‘Mañana empiezo’

El entorno

Cambio de ServidoresEl entorno en el que nos desenvolvemos a diario condiciona en gran medida nuestras acciones, y nuestro rendimiento. Nuestro cuerpo es una máquina sensible que responde inmediatamente a los estímulos externos. La química del cuerpo es compleja, sustancias como la adrelanina, la serotonina y la dopamina intervienen en nuestro estado de euforia, nerviosismo, tristeza o cansancio. A mí la adrenalina es la que me suele jugar malas pasadas. Hay situaciones en las que, de repente, noto que el corazón se me pone a cien, y la voz me tiembla. Normalmente me ocurre cuando me arranco a hablar en público ante una audiencia muchas veces no tan desconocida como cabría esperar por la magnitud de mi reacción; o cuando me encuentro en la necesidad imperiosa de responder con vehemencia en una discusión personal o de grupo. Son reacciones exageradas de mi cerebro que no consigo controlar en los primeros momentos… luego parece ser que cojo confianza y mis niveles de adrenalina disminuyen hasta los valores propios de un entorno seguro y controlado.

Seguir leyendo ‘El entorno’

Enfocando

EnfocandoLos que, como los niños, sentimos curiosidad por todo, solemos tener un grave problema: el enfoque. La época que nos ha tocado vivir es tan rica en imágenes, sonidos, sabores, olores, texturas, sensaciones, acontecimientos, conocimientos, posibilidades… que si no tienes muy bien definido lo que te interesa y lo que no, es muy fácil que te disperses, que te pierdas, que te dejes llevar por la entropía.

Os voy a poner un ejemplo que ilustra muy bien lo que os digo. Se trata de uno de mis comportamientos casi patológicos frente al ordenador. Seguir leyendo ‘Enfocando’